lunes, 6 de febrero de 2012

Buscadores privados

A la par que Google ha ido creciendo y creando nuevos servicios,  ha crecido el temor de muchos usuarios que aprecian la privacidad de sus actos en Internet. Google, como otros buscadores, trata de aprender de los actos de los navegantes almacenando información acerca de qué busca cada usuario (identificado además su dirección IP y la información de su navegador) en archivos llamados cookies. Si se combina esta información con otros datos interesantes como la geolocalización de nuestra dirección IP, los buscadores podrán presentar resultados más cercanos a los que pueden ser nuestros intereses. En una primera aproximación esto puede ser beneficioso para nosotros.

Pero con esa misma información también nos van a ofrecer una publicidad más cercana a nuestro perfil consumidor y, por lo tanto, buscador y anunciantes pueden ganar más dinero. Y, yendo más allá, quizás analistas menos recomendables podrán estudiar qué estamos buscando y decidir acciones contra nosotros. Por ejemplo, si buscamos repetidamente información sobre enfermedades y esto llega a una aseguradora con la que queremos contratar un seguro, ¿estaremos en condiciones de negociar?

¿Tenemos alguna opción de usar buscadores sin que éstos almacenen información de nuestras búsquedas? ¿Existe algún buscador "seguro"?
 

Efectivamente existen buscadores que nos permiten hacer una búsqueda privada y que declaran:
  • No registrar nuestra dirección IP.
  • No almacenar nuestros términos de búsqueda
  • No utilizar cookies de identificación ni de seguimiento
E incluso algunos lo hacen bajo el protocolo HTTPS, la versión segura del archiconocido HTTP. Estas son algunas opciones:
  • Ixquick (https://www.ixquick.com/). Puesto en marcha en 2004, declara ser el primero que desde 2006 no almacena información privada y el primer en haber obtenido el Sello Europeo de Privacidad en el año 2008. Se trata realmente de un multibuscador que ordena los resultados de acuerdo al número de coincidencias en varios motores de búsqueda. Permite realizar búsquedas sólo sobre imágenes y vídeos. Además, ofrece una búsqueda avanzada y un panel de configuración donde podemos definir parámetros como el idioma y el nivel de filtrado de resultados si se va a utilizar con menores. Ixquick ofrece, en un formato similar, la página Startpage (https://www.startpage.com) que utiliza el motor de búsqueda de Google.


Pero uno se pregunta acerca del futuro de estas iniciativas. Al fin y al cabo, la información que utilizan estos multibuscadores es indexada, analizada y presentada por los motores de búsqueda. Luego, ¿no puede Google -por citar el más importante- evitar estos atajos anónimos? Pues sí puede. Como ejemplo, el bloqueo de una de las alternativas de búsqueda privada: Scroogle. El buscador de Scroogle bloquea las cookies que Google trata de almacenar en nuestro ordenador, pero, si ahora mismo tratamos de usar dicho buscador veremos que en muchas ocasiones no ofrece resultados pues Google lo bloquea.



Para concluir, a todos aquellos sensibilizados con la privacidad de los datos os animo a usar estas herramientas de búsqueda... mientras sea posible.


Última hora (07/03/2012): Scroogle ha dejado definitivamente de funcionar el 21 de febrero de 2012, debido a que ha sufrido repetidos ataques de denegación de servicio que hacían inviable la prestación del servicio. Así lo cuenta su fundador, Daniel Brandt, en este artículo en inglés.